Get The Most From Analytics

Have you ever had questions about the often confusing world of Analytics? We are here to help you navigate the ins and outs of the analytical world in myParish App.

Let’s go over some definitions of what you will see in your myParish App Admin portal.

Start and End Date
The date range is important for how analytics function. Typically a larger date range is going to give you more accurate information. This is because analytics take a large set of data and bring it down into smaller subsets using averages and estimates, giving you a good understanding of your users, not an exact number count. Change the date range to do some testing on how many people are signing up per month or what section of the app is most popular during which month.

Users
Users are defined as anyone who downloads and starts using myParish App. This is broken down into new and returning users. A new user is someone who is in the app for the first time. A returning user has already been in myParish App and goes back in. Sometimes a user can be counted as both new and returning users depending on your date range. At myParish App, we do not know what specific people are using the app unless they have created an account, which is not required unless you want to use groups or parish favoriting. Users are based on a unique device’s ID, not a name or email.

Sessions
“A session consists of a series of page views that a single user makes during a period of activity.” https://bit.ly/2TurYbO
Every time someone is in the app after closing it, it is counted as a new session.

Engagement
This section is helpful for doing some testing on the effectiveness of your messages. If you send a message and see a spike in engagement than you know it was probably because that message is encouraging people to open the app. Find out what times of day and what subject of messages get the best engagement in your parish by testing over a period of a few months.

Screens
This section shows you what areas of the app are the most popular. If you want to increase engagement for a specific area, we recommend sending a message out and encouraging your parishioners to check out the button. Messages remain the number 1 reason that people get into myParish App. Why not encourage them to pray more or check out the daily readings?

View a Quick Overview of myParish Analytics


Happy Feast Of The Assumption

Happy Feast of the Assumption from all of us here at Diocesan. Mary was constantly present to Jesus as His mother. I like to think about home life growing up for Jesus. He had a Mother and Father who cared about Him deeply and helped Him to grow. It’s no secret that family life has taken a blow in our culture. But we still have hope. As long as we have the witness of the holy family, we can work every day to care for the ones we love and realize the importance of our presence in their lives.

Paradisus Dei has created a very well done video that speaks to the importance of being present in our families. I thought we would do a bonus post today for the Feast of the Assumption and share this video with all of you.

May we all learn from the example of Mary and look for ways we can be present to our families. From all of us here at Diocesan, God Bless!



liberty

Fortnight For Freedom: Our Most Cherished Liberty

According to Open Doors (a U.S.-based organization that tracks the global persecution of Christians), every month:

  • 322 Christians are killed because of their faith
  • 214 Christian churches/properties are destroyed
  • 722 crimes (such as beatings, false arrests. rapes) are committed against Christians because of their faith

These are sobering numbers. Yet, they are not mere numbers: they are our brothers and sisters in Christ. It is a father who leads his family in prayer daily. It is a girl who dreams of becoming a teacher. It is a pastor who prays over his faith community, trying to teach and enrich their faith.

Here in the U.S., religious persecution seems to be a far-off, “over there” occurrence. However, what is called our “first, most cherished liberty” is constantly being attacked in our secular society. In order to raise awareness regarding persecution and our need to safeguard religious freedom, the United States Conference of Catholic Bishops declare a “Religious Freedom Week.” This year, it runs from June 22 until June 29.

While the U.S. bishops encourage dioceses and parishes to use as many of the resources for the Fortnight for Freedom as they can, the most urgent call is to prayer.

We ask you to bless us
in our vigilance for the gift of religious liberty.
Give us the strength of mind and heart
to readily defend our freedoms when they are threatened;
give us courage in making our voices heard
on behalf of the rights of your Church
and the freedom of conscience of all people of faith.

In this short video, various religious leaders reflect on the need for American citizens to be vigilant about protecting this freedom, so that all may live in the knowledge that our faith is not simply a “Sunday-morning thing,” but a habit of being that permeates our society.

New Easter Content

I wanted to take a quick moment to let you all know about the new content that I will be posting for the Easter Season. I have enjoyed reading all of your comments and feedback from the survey I sent out last week. If you were not able to fill it out, it’s not too late. Click here to take our quick survey.

I would like to keep content going through the Easter season. Years ago I created a Theology of the Body based program, specifically for those struggling with pornography addiction.

I wanted to share this program with all of you, so I have adjusted it so that it makes more sense as a Theology of the Body program for anyone to read through and ponder. I will be posting this program Monday-Friday all the way until Pentecost.

I hope this program is helpful to you all as a starting point for learning Theology of the Body. This teaching of the Pope is about much more than sexual ethics, but it is a commentary on all of salvation history and redemption. There is no better time to reflect on the power of God and his love for us than during this season where we celebrate his triumph over death. May God Bless you all during this Easter Season!

As a Solutions Evangelist for Diocesan, Tommy is committed to showing parish and diocesan staffs how to use our communication tools to their best advantage. He has worked for years in various, youth ministry, adult ministry, and diocesan roles. As an expert on Catholic communication, Tommy uses his parish and diocesan experiences to help you make your ministry effective. To bring Tommy to your parish or for general inquiry, contact him at tshultz@diocesan.com or find him online at www.rodzinkaministry.com.

Pasiones Descolocados

Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Marta servía y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa.” Juan 12: 1-2

Al reflexionar sobre las lecturas de esta semana, me llamó mucho la atención el Evangelio del lunes, pero por razones inesperadas. Tenía que pararme un segundo porque me impactó bastante la manera tan casual que hablan de Lázaro en el Evangelio de Juan. Quizá no te diste cuenta. Lee el versículo de arriba nuevamente. ¿Lo viste? Lázaro, QUIEN SE HABÍA MUERTO, ahora está sentado en la mesa comiendo con sus amigos. Que testimonio tan increíble del poder de Jesús. Es muy fácil no verlo y está mencionado tan casualmente.

Alguna vez ¿te ha pasado algo que te apasiona bastante y luego alguien lo menciona casualmente como una cosa sin importancia? Esto me pasa a mí cuando la gente habla del programa de TV ‘The Office’ (La Oficina), en mi presencia. Oye, ¿has visto ese programa llamado ‘The Office’? Umm…. ¿Hablas del programa que literalmente cambió la comedia para una generación entera, que nos presenta la experiencia humana de un grupo de amigos que perdura a través de los años, el programa que nos hace llorar a todos cuando llega el último episodio de la estación? Ah ese, sí he visto ‘The Office’.

Duele cuando alguien no comparte la misma pasión de algo como nosotros. Casi se siente como un golpe personal. La persona más apasionada de toda la historia de la humanidad reveló el objeto de Su Pasión. Su pasión, en los dos sentidos de la palabra, es para nosotros, y todavía volamos por la Semana Santa aceptándola casualmente. Por lo menos sé que yo lo he hecho en el pasado.

Creo que uno de los problemas más grandes en nuestra sociedad es que nuestra pasión y nuestro deseo están descolocados. No es malo que nos guste un programa de televisión o un equipo deportivo o un pasatiempo, pero ¿cuántas veces tenemos el mismo entusiasmo por nuestro Señor y Dios? ¿Cuántas veces creemos de verdad lo que está pasando en las escrituras, que no es solamente un cuento que leímos en una Biblia con imágenes como niños sino que tiene poder real en nuestras vidas?

Una de mis citas favoritas de C. S. Lewis dice esto sobre la Pasión y el deseo:

“Pareciera que Nuestro Señor encontrara a nuestros deseos no demasiado fuertes sino demasiado débiles. Somos criaturas poco entusiastas, jugando con la bebida y el sexo y la ambición, cuando se nos ofrece la alegría infinita, como un niño ignorante quien quiere seguir hacienda pasteles de lodo en un barrio pobre porque no puede imaginar lo que significa que le ofrecen una fiesta en el mar. Nos complacemos demasiado fácilmente.”

Vamos a la Misa el Domingo de Ramos y celebramos la venida de Cristo porque eso es lo que hacen los católicos. Pero en algún momento ¿no debe cambiar de algo que hacemos a algo que somos? Debemos ser personas que creen las palabras que leemos, quienes se den cuenta del poder del Señor que decimos que amamos. Te tengo que decir que ya he terminado con el lodo. Por muchos años he pasado por la Semana Santa y ha sido una semana igual que los demás. El mismo servicio de Jueves Santo por aquí, las mismas reflexiones de la Pasión por allá.

¿Podrías imaginar lo que pasaría si intentamos poner la misma cantidad de pasión en esta semana que pone Cristo? Ese tipo de poder da miedo pero al mismo tiempo es justo lo que nuestro mundo necesita. Si nos importara lo mismo que Él lo que ha hecho por nosotros, podríamos impactar al mundo de manera real. Por su pasión por sus amados, entregó su vida. Esta Semana Santa quiero entrar en la Liturgia profundamente y no solo dejarlo pasar. Quiero utilizar estos momentos litúrgicos increíbles como ofrendas al mismo Dios quien ofreció tanto por mí. ¿Qué estás dispuesto hacer durante esta Semana Santa?

Resistir el Miedo

El Evangelio de hoy empieza diciéndonos que Jesús estaba profundamente afligido, igual que cualquier persona leyendo u oyendo este pasaje: de hecho es una de las partes más difíciles de leer durante este trayecto del Domingo de Ramos a Viernes Santo.  

Y es así porque todo se trata de nosotros.

Ésta es la noche cuando la humanidad se enfrenta cara a cara con su egocentrismo. Ésta es la noche cuando Jesús identifica a aquellos que lo van a traicionar: Judas y Simón Pedro, dos discípulos suyos, dos personas quienes lo siguieron y creyeron en Él, viajaron con Él y comieron con Él, dos personas quienes habían ofrecido sus vidas enteras en servicio al Señor.

Leemos todo esto y nos aflija. Queremos creer que, entrando en este tiempo oscuro, Jesús por lo menos tenía el consuelo de sus amigos. Queremos creer que los apóstoles apoyaban a Nuestro Señor 100%, que lo iban a defender a pesar de cualquier cosa. Los hemos seguido mientras entraron a Jerusalén con Él, los hemos visto subir las escaleras al cuarto donde iban a compartir la Última Cena. No queremos que ninguno lo traicione porque eso quiere decir que son igual de débiles como todos nosotros.

Y la verdad es, si les podría pasar a ellos, podría pasar a cualquier persona.

Ésta es la noche que resuena por todas las veces que nosotros mismos hemos traicionado a Dios. Ésta noche, nos enfrentamos cara a cara con el temor que nos paraliza y no nos permita hacer el bien, el temor de lastimarnos, el temor de lo desconocido, el temor de la oscuridad.

El temor es el arma principal de la maldad en el mundo, y los apóstoles tenían más que su parte. Tan solo unos días antes, ¡habían entrado a Jerusalén como parte de un desfile! Después de tres años de viaje, de carencia, de ver las puertas cerradas en sus caras, de dudas y preguntas y seguro de muchas noches sin dormir, entraron a Jerusalén en triunfo. Sólo Jesús sabía lo que estaba por venir; y seguro los apóstoles estaban llenos hasta el tope de alegría.

Y de un momento a otro esa alegría se convirtió en temor. Una noche como todas las demás de repente no era como todas las demás. Judas dio la espalda a la luz.

Hay especulaciones sobre sus motivos y probablemente nunca los entenderemos claramente. Sin embargo, a Pedro sí lo entendemos perfectamente: tenía miedo. Al final, cuando llegó su momento, su oportunidad de vivir lo que creía, no podía hacerlo. El temor lo paralizó e hizo lo que había prometido jamás hacer.

A todos nosotros nos gustaría creer que en los momentos de crisis vamos a escoger el bien, y muchos de nosotros sí lo haríamos. Igual que la historia humana es el cuento de temor y debilidad y tracción, también es el cuento de valor y generosidad y fidelidad. Dos apóstoles lo traicionaron a Cristo una noche y los demás no. Los demás estaban allí.

Pero probablemente hay una voz dentro de cada uno de nosotros que se pregunta qué haríamos, si podríamos resistir al miedo, si podríamos mantenernos firmes, porque sabemos que si podría pasar a los apóstoles de Jesús, hombre de fuerza y fortaleza, podría pasar a cualquiera de nosotros.

La pregunta que Jesús le hizo a Judas era, “Amigo, ¿para qué estás aquí?” Imagine por un momento que estás allí con ellos aquella noche y a ti te hace la misma pregunta: ¿Para qué estás aquí?

La respuesta es lo que vas a hacer por el resto de tu vida.

¡Ven a Jesús y vive!

Ya estamos en la Semana Santa. Faltan pocos días para el Santo Triduo. Nuestros corazones y nuestras mentes se esfuercen por comprender emociones de tristeza y alegría a la vez. “¿Por qué Jesús tiene que morir?” “Para resucitar,” nos contestamos a nosotros mismos. “Pero, ¿por qué tienen que tratarlo con tanta crueldad?” “Porque eso es el resultado de nuestros pecados más graves,” seguimos con el monólogo. Y antes de que los pensamientos avancen un paso más, un tremendo sentimiento de gratitud llena nuestro ser.  Nos sentimos tristeza y luego llenos de alegría porque la Semana Santa nos demuestra, como ninguna otra época del año, la profundidad del amor de Dios para con nosotros.

Un himno cristiano en inglés escrito por Chris Rice lo pinta preciosamente:

Pecador débil y herido
Perdido y dejado moribundo
Levanta tu cabeza porque el amor pase en frente tuyo
Ven a Jesús
Ven a Jesús
Ven a Jesús ¡y vive!

Ahora te ha aliviado tu carga
y lo ha dejado lejos
y su preciosa sangre ha borrado la mancha, así que
Canta a Jesús
Canta a Jesús
Canta a Jesús ¡y vive!

Y como un recién nacido
No tengas miedo de gatear
y acuérdate que cuando caminamos
A veces nos tropezamos, así que
Cae en Jesús
Cae en Jesús
Cae en Jesús ¡y vive!

A veces el camino es solitario
Es empinado y lleno de dolor
Y si tu cielo se oscurece y cae una fuerte lluvia,
Llora a Jesús
Llora a Jesús
Llora a Jesús ¡y vive!

Y cuando se derrama el amor
y la música llena la noche
Y cuando no puedes contener la alegría que sientes,
Baila por Jesús
Baila por Jesús
Baila por Jesús ¡y vive!

Y cuando con tu último latido
Te despides de este mundo
Vaya en paz y sonríe en la gloria, y
Vuela a Jesús
Vuela a Jesús
Vuela a Jesús ¡y vive!
Vuela a Jesús
Vuela a Jesús
Vuela a Jesús ¡y vive!

Mientras se va terminando la Cuaresma y viene llegando la Pascua, se trata de justamente eso: De ver el amor que pasa enfrente nuestro, de darnos cuenta que su preciosa sangre ha lavado nuestros pecados, de sentirlo aquí con nosotros cuando nos caemos, nos sentimos solos o adoloridos, de celebrar con Él cuándo estamos alegres y al final, vivir con Él por toda la eternidad.

Durante esta última semana de preparaciones para la Pascua, espero que puedas venir a Jesús, cantar a Jesús, caer en los brazos de Jesús, bailar con Jesús y volar a Jesús, nuestro amado Señor y Salvador.

¡Hosanna! ¡Hosanna!

Jesús, cantamos ‘Hosanna’ y también gritamos ‘Crucifícalo’. Toma nuestros corazones y acércalos a Ti cuando estamos protestando para que podamos cantar tus alabanzas en cada momento.

Tomo un ramo de palma en mi mano y con toda la emoción presente lo levanto más alto y lo muevo de un lado a otro cantando ‘¡Hosanna! ¡Hosanna!’ Todos a mí alrededor hacen lo mismo; los niños están brincando, sonriendo, y bailando mientras caminemos de la parte de atrás de la iglesia a nuestros asientos. Hay una euforia llena de alegría aquí porque es Domingo de Ramos.

Pero no demora mucho para que el ambiente cambie a uno bien serio mientras escuchemos el Evangelio. Da escalofríos pensar que tan rápido podemos cambiar de alabanza a protesta, ¿no crees? Es como si el Evangelio fuera una reflexión de nuestras propias vidas – cambiando de alabar a Dios en todas sus obras a protestar el daño que nos hayan hecho o las condiciones injustas o cualquier cosa que nos ha llenado de preocupación. Incluso Pedro, la roca más firme, se cambia de alabanza a protesta cuando niega que conoce a Jesús.

Me pregunto ¿cómo se vería si podríamos ir de alabanza en alabanza? La Resurrección nos da el fundamento para dar alabanza en lugar de protesta. Pero es difícil caminar del Domingo de Ramos por el Calvario a la Resurrección. Podemos estancarnos en el camino antes de llegar a la Resurrección. Las lecturas de hoy nos recuerden que es muy común que empecemos con alabanzas pero terminemos con protestas. Todos le cantamos ‘Hosanna’ y también decimos ‘Crucifícalo!

Pero la misericordia de Dios nos ofrece algo más profundo. Ese algo más profundo es el mismo Jesús. Jesús, el primero que caminó del Domingo de Ramos hasta la tumba vacía. Sin importar que tan grande sea nuestra protesta, Jesús lo ha visto y ya lo enfrentado. Todavía nos está ofreciendo su amor interminable. Jesús invita el amor a entrar en nuestro enojo, nuestra frustración y nuestra apatía. Abracemos esta invitación para estar envueltos en la alabanza de Dios.

¿Cuál protesta en mi vida Jesús me pide entregarle para transformarlo en alabanza?

Apareció

Buscaron a Jesús y dijeron el uno al otro mientras estaban en el templo, “¿Qué crees? ¿Que no vendrá a la fiesta?” Juan 11:56

En el Evangelio de hoy, la gente se pregunta si Jesús iba a llegar a la Fiesta de la Pascua Judía. Por supuesto se referían a la fiesta que al final era La Última Cena; pero, ¿alguien sospechaba que Jesús mismo sería el banquete Pascual?

Muchas veces en mi vida yo también me he preguntado si Jesús iba a aparecer, momentos cuando he estado afligida y preocupada, cuando me despidieron de mi trabajo, cuando un miembro de mi familia estaba enfermo, cuando mi matrimonio estaba tumultuoso…cuando falleció mi hijo.

Momentos como estos son momentos de espera y momentos de fe. Mañana celebro 15 años de haber vuelta a la fe. Hace quince años, Dios me acordó que de hecho sí apareció. Me acordó que estaba allí en mi bautizo, mi confirmación, y ha caminado a mi lado a través de toda la vida, pero antes de ese momento hace quince años, no lo buscaba.

La conversión me encaminó a un cambio de vida para saber y confiar que Dios me amaba. Pero de verdad me amaba. Incluso con esta gran conversión, a veces todavía dudo. Quizá tú también dudas.

Mientras no preparamos para entrar en la Semana Santa, nuestra propia Pascua Judía, les invito a reflexionar sobre cómo pueden confiar que Jesús va a aparecer en sus vidas y en sus luchas.

Oremos:

Querido Jesús, por favor demuéstrame las maneras que has aparecido en mi vida.

Ayúdame a confiar que siempre estarás conmigo.

¿Cómo Me Fue?

Mientras nos acerquemos al final de esta época de Cuaresma tan llena de gracia, podríamos tener la tentación de preguntarnos cómo nos ha ido. ¿Me olvidaba frecuentemente de mis propósitos cuaresmales? ¿De alguna manera he fallado en la Cuaresma del mismo modo que fallé en mis propósitos del Año Nuevo?

Si estas palabras te resuenan, estás en buena compañía. Muchas, muchas personas que encuentro durante las misiones parecen querer saber cómo les va en su vida espiritual. Pero la verdad interesante e incluso sorprendente al centro de nuestras vidas constantemente nos trae nueva esperanza. Es una esperanza que no está fundada en nuestras habilidades y talentos y victorias, sino en SU fidelidad y poder para conquistar todo por la sangre de Su cruz. Aunque tu camino espiritual y mi camino espiritual dependen de nuestra disponibilidad de seguirlo, es Él quien dirige nuestras vidas.

Si tomamos un momento para ampliar nuestra visión de la Cuaresma 2018 más allá que nuestras resoluciones, ¿Qué encontramos? Quizá vemos equivocaciones, pero lo más probable es que vemos muchas oportunidades para estirarnos y crecer en el amor, más de lo que hubiéramos podido planear en nuestras pequeñas programas cuaresmales. Así que, quizá nos encontraremos en un momento en lo cual podemos ofrecerle al Señor algo que dice la escritura es más agradable a Dios: un corazón humilde y contrito. Es decir un corazón completamente entregado a sus maneras. Y me atrevo a adivinar que si vemos por detrás con estos ojos, veremos que nuestros proyectos Cuaresmales eran mucho más ricos y variados de lo que podríamos haber imaginado. Él es quien causa los resultados. Vamos a ofrecer todo a Él.

No se queda en nuestras imperfecciones con que somos capaces de entregarlas a Él.

Dios siempre está diciendo hoy es el día de la salvación. ¿Vamos a escoger permitirlo salvarnos incluso de la necesidad de saber que hemos sido exitosos con la Cuaresma? Creo que permitirlo el espacio para obrar puede ser la clave para terminar la Cuaresma bien.

La Verdad te Librará

Todos queremos ser libres, verdad? El Evangelio de hoy se trata de la libertad.  Como niño, quise estar libre de las reglas y normas. Como adulto joven, quiero estar libre de la deuda de la universidad. Seguro en unos años más, voy a querer librarme de otras cosas nuevas. A ninguno de nosotros nos gusta ser esclavizados. Me hace acordar de uno de mis musicales favoritos, Les Miserables.

Por si acaso no lo hayan visto, la obra empieza cuando libran al personaje principal, Jean Valjean, de la prisión. Tiene toda su vida por delante y por fin es libre. Tiene que escoger; puede intentar a vivir una vida honesta o puede volver a su vida previa de ser ladrón. Un obispo le da hospedaje para la noche, le da de comer y donde dormir, pero cuando el obispo va a su cuarto esa noche, Jean Valjean escoge su camino. Escoge la esclavitud, le roba plata al obispo y se va corriendo. Por supuesto lo agarran pero cuando lo traen al obispo para confirmar el robo, el obispo dice que le ha regalado la plata a Jean Valjean. Estas son las palabras del obispo al hombre:

Pero acuérdate de esto, mi hermano,

Ve en esto un plan más alto.

Tienes que utilizar esta plata preciosa

Para llegar a ser un hombre honesto.

Por el testimonio de los mártires,

Por su pasión y su sangre,

Dios te ha levantado de las tinieblas:

He salvado tu alma para Dios.

En la cultura de hoy, consideramos la libertad como hacer lo que queremos, en el momento que queremos y con quienes queremos. Este tipo de mentalidad fue liderado por la revolución sexual de los años 60 y 70. Pero tenemos que preguntarnos, ¿qué es la libertad verdadera? ¿Realmente es hacer lo que nos da la gana? Hice lo que quise en mi juventud y no encontré la felicidad a causa de varios años adicto a la pornografía. No era hasta que me di cuenta que la libertad verdadera tiene que empezar con la verdad que mi vida empezó a cambiar y empecé a experimentar una paz verdadera.

Pero ¿Qué es la verdad? Esa pregunta vibraba por las paredes del palacio romano hace más de 2,000 años en el Viernes Santo. ¿Qué es la verdad? Felizmente, Jesús responde a la pregunta diciendo, “Yo soy el camino, la verdad y la vida.” Así que, si Jesús es la verdad y nosotros fuimos creados por Dios, entonces Juan Pablo II tenía razón cuando dijo, “La libertad no consiste en hacer lo que nos gusta sino en tener el derecho de hacer lo debido.” Es vivir de la manera que Dios nos ha mandado, no porque Dios es una figura autoritaria que quiere controlar sino porque nos ha creado y conoce nuestros corazones y sabe cómo vamos a ser felices.

Ya no pensamos en la libertad de esta manera hoy día. Preferimos ejercitar nuestra “libertad” y al final esclavizarnos más a nuestras preferencias precarias. Pablo lo reconoce cuando dice en las escrituras, “No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco.” Solo confiando que Dios sabe lo mejor para nosotros y que nos ha creado de cierta manera que podamos empezar a vivir con libertad en esta verdad.  

De semejante manera, Jean Valjean en Les Miserables escucha al consejo del obispo. Se da cuenta de su dignidad como hijo de Dios y que a causa de esta dignidad, debe vivir de cierta manera. Empieza a servir a los menospreciados de la comunidad y disfruta la libertad verdadera.  

Todos tenemos la opción. La voluntad propia no nos da el derecho de trabajar en contra de nuestro Creador, pero sí nos da la opción. Podemos seguir los caminos del mundo y esclavizarnos por el dinero, el poder, la avaricia o la lujuria, o podemos empezar a vivir en la verdad, y esa verdad nos librará.

Excesivo, Extravagante, Temerario

Prodigo: Adjetivo

Excesivo, Extravagante, Insensato.

“Corrió”. (Lucas 15:20)

En mi salón de 6to grado hace poco estudiamos la parábola del Hijo Pródigo. Antes de leer el cuento, pregunté a los alumnos si se acordaban de la historia de las escrituras. Dijeron que el hijo quería la herencia de su padre, que gastó todo su dinero, que comía con los cerdos y luego quiso regresar a su padre. Después de acordar los detalles del cuento, les puse un video de la parábola desde la perspectiva de un hombre a través de la poesía “slam”. La poesía slam es un tipo de poesía que expresa la historia personal de uno o una lucha de forma intensamente emotiva. Es muy potente, sincero y conmovedor. Habían tres videos con tres perspectivas diferentes de la poesía slam: el Hijo Prodigo, el Hijo Mayor, y el Padre.

En el video del Hijo Pródigo, el hijo habla apasionadamente de su experiencia. Sus palabras son intensos mientras describe el proceso de su pensamiento de estar perdido, quebrado, y sucio. Durante un momento en particular, ve a su Padre a la distancia. Ve que está corriendo hacia él y grita, “Papá, Papá, ¡¿por qué corres?! O sea, ¡nunca corres!” Después de este comentario, los alumnos empezaron a reírse. A continuación dijo, “y ¿cómo puede ser que todavía me reconoces? Estoy sucio, estoy manchado.”

Durante el resto del ese día laboral, el resto de la semana y quizá incluso el resto de la Cuaresma, mi corazón sigue repitiendo las palabras “Corrió”. Mi entrenador de atletismo de la preparatorio   nos hacía correr a cierta velocidad durante los entrenamientos. Nos daba porcentajes para saber a qué velocidad correr. Nos decía “Esta vez, solo dale 75% de tu esfuerzo, o 50% de esfuerzo o 100% de esfuerzo”. Teníamos que aprender a medirnos la velocidad y el esfuerzo que pusimos a cada carrera que corrimos durante los entrenamientos.

Esta parábola es una realidad del amor del Padre para con nosotros. Una y otra vez el Padre corre a 100% para encontrarnos. Cada vez que se da cuenta que nuestros corazones están volviendo a Él, aunque sea por poquito, corre. Esto no significa que Dios solo corre una o dos o diez veces, sino corre constantemente. Una y otra vez me caigo y fallo dar en el blanco. Una y otra vez, me ve voltear un poquito y empieza a correr a todo dar para encontrarme. No da un esfuerzo de 75% porque ya he vuelto mil veces. Tampoco da un esfuerzo de 99% porque sabe que quizá me voy a ir nuevamente dentro de poco tiempo. Solo es capaz de escoger dar el 100% cuando corre a encontrarnos. Su amor hacia nosotros es excesivo. Su amor hacia nosotros es extravagante. Su amor hacia nosotros es temerario. Por los cerros y las valles, a millas y millas de distancia, nos ve voltearnos y corre para encontrarnos.

Les motivo que durante el resto de la Cuaresma conozcan esta verdad. Les motivo a saber que corre hacia ti cada vez que vuelvan sus corazones a Él. Le pido a Dios que les dé la gracia de experimentar el amor de esta acción suya.  Espero que puedan imaginarlo corriendo hacia ti desde muchas millas de distancia. Que cada paso suyo te haga sentir verdaderamente querido, perseguido, y apreciado. El amor de nuestro Padre para con nosotros es un amor temerario y nunca se cansa.